Un curso acelerado de Seguridad Vial

Hoy Miguelito ha arrastrado literalmente a la abuela Marta de su sofá. La abuela que tan a gusto estaba viendo la tele, se ha tenido que poner los zapatos y agarrar el bolso al vuelo para seguir el ritmo de su nieto. No es para menos: van al parque, ¡y el parque no espera!

 recuerdame_que_recuerde_seguridad_vial_abuelos2Miguelito coge de la mano a su abuela, y su madre les sigue por detrás comprobando que Marta todavía se maneja bien en la ciudad y es capaz de orientarse. Para ello van por el camino habitual al parque y Miguelito en el camino le cuenta a su abuela que se van a encontrar con Susi, que ya habrá llegado y con Pedrito, su gran aliado en las carreras del patio en el colegio.

Miguelito no calla, y su abuela le escucha aunque habla tan rápido, que se le hace complicado seguirle. Al cruzar la carretera Miguelito se para en seco, tira de su abuela bruscamente y le dice “¡¡¡abuelaaaaaaaaa, que el semáforo está naranja!!!”. Marta se para de golpe, le mira a Miguelito y se pregunta qué le pasará al niño. “¿Naranja? ¿Y no se puede pasar en naranja?” Enseguida llega la madre de Miguelito y el niño le cuenta que su abuela ha estado a punto de saltarse el semáforo. “¡Pequeño renacuajo chivato!” piensa Marta. El niño le mira a su abuela y como un experto ponente que explica a sus oyentes los entresijos de su investigación, Miguelito hace lo propio con su abuela. “Abuela, cuando el semáforo está en naranja no podemos pasar porque a tu ritmo no nos da tiempo de llegar al otro lado.” Qué carajo de niño, piensa Marta; pero razón no le falta. Miguelito explica a su abuela que el color rojo significa “prohibido pasar”, el naranja “precaución, y mejor no pasar”; y el verde, “se puede pasar”.

recuerdame_que_recuerde_seguridad_vial_abuelosMarta mira asombrada a su nieto. El niño está más hueco que una gallina pomposa. ¡Qué gran explicación le ha dado a su abuela!.  Su profe de educación vial estaría orgulloso de él. Sólo le falta el chiflo (como diría su abuela) y sería como su profe. ¿Cómo su profe? ¡¡Mejor que su profe!!!, piensa Miguelito.

Cuando pasan el semáforo (en verde, por supuesto), Miguelito sigue con su discurso sobre educación vial. Le recuerda a la abuela Marta que siempre debe cruzar por el paso de cebra. Ha de mirar a la izquierda y luego a la derecha; y por supuesto no debe pasar con el semáforo en ámbar.

Fin del trayecto y de la clase magistral: han llegado al parque. Marta suspira cuando Miguelito corre veloz hacia sus amigos. Respira de alivio, pero también piensa que el niño tiene toda la razón del mundo. Muchas veces cruza por donde no debe, sin haber paso de cebra… por no hablar del semáforo. Se promete a sí misma que a partir de ahora hará más caso a todo lo que Miguelito le ha dicho… Si se acuerda…

Es importante conocer y respetar las señales de tráfico para:
Trabajar la memoria para recordar cuáles son las normas viales, colores, formas, señales habituales (pasos de cebra, semáforos…)
– Instaurar una rutina reforzando un buen hábito.
– Establecer una ruta habitual para no perdernos.
– Realizar una prevención en posibles sustos y accidentes innecesarios.

Anuncios

Un pensamiento en “Un curso acelerado de Seguridad Vial

  1. Pingback: Persiguiendo el recuerdo de un olor | recuerdamequerecuerde

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s