Problemas a pares

¡Jolines, esto es un rollo!” dice Miguelito;  a pesar de estar ya de vacaciones, tiene que seguir haciendo matemáticas.

Miguelito ha sacado buenas notas al final de curso, pero las mates se le resisten un poco, y su profesora le dijo a la madre de Miguelito, que sería conveniente que reforzara durante el verano los conocimientos adquiridos.

La abuela Marta aparece en la sala y regaña a Miguelito por estar pensando en babia, y no en sus deberes. Cuando el niño ve a su abuela, se le enciende una bombilla y piensa que su abuelita podría ser su gran ayuda para terminar cuanto antes su tarea, e irse a jugar con su amiga Susi. De esta marea le estaría ayudando a su abuela, ¿no dijo el médico que tenía que mantener la mente siempre activa? ¿qué mejor que hacer los deberes con él para ejercitar la mente?

¡Dicho y hecho! Es la solución perfecta: su abuela Marta le ayuda a él, él ayuda a su abuela y su madre se pondrá feliz como unas castañuelas. ¡Qué grande es Miguelito cuando se pone a pensar!

Miguelito llama a su abuela, y le pide que le eche una mano con sus deberes. La abuela Marta que se deshace por su nieto, y se siente especial porque le pida ayuda, toma asiento y le pide que le lea el problema. La abuela, enseguida empieza a hacer funcionar su cabeza y le da al niño la respuesta que necesita. Miguelito llena de alabanzas a la anciana, que se siente como la gran ganadora de uno de esos concursos de la tele. El premio: ver lo feliz que está su nieto.

Miguelito no contento con que la abuela le haya ayudado una vez, sigue poniendo a prueba la memoria de Marta con sumas, restas, seguidas… Marta está exhausta, pero contenta a la vez de que su nieto le alabe tanto. En un momento de euforia de ambos, la puerta de la calle se abre y entra la madre de Miguelito, que de manera inmediata se da cuenta de las tretas de su hijo. Miguelito explica a su madre el favor que se están haciendo la abuela y él, y que en definitiva él lo hace por mantener activa la mente de la abuelita Marta.

Marta que es gran defensora de su nieto, sale en su auxilio y explica a su hija que está haciendo de buena gana los deberes con el niño… además es una forma de mantenerse ocupada y distraída. “¿Ah si?”, dice la madre de Miguelito.

Resultado: a partir de este momento, Miguelito y Marta cuentan cada uno con sus respectivos deberes, para que puedan ir haciendo poco a poco todos los días. Y para más señas, los ejercicios de cada uno son diferentes, para que no se puedan copiar.

¡Abuela, esto es un rollo!”. La abuela Marta mira a su nieto y piensa que a pesar de que a ella no le gusta demasiado la piscina, mejor estarían allí, que haciendo los deberes…. Todo sea por ejercitar la mente…

recuerdame_que_recuerde_miguelito_problemas_pares

¿Qué se consigue con los “Problemas a Pares”?
· Efectivamente la abuela Marta ejercita su mente haciendo las cuentas sencillas que un niño le plantea. Problemas sencillos que no supongan gran esfuerzo para Marta, le refuerzan y le animan a seguir practicando.
· El trabajo en equipo con Miguelito resulta divertido.
· A pesar de que Miguelito se quiere “aprovechar” de su abuela, la ayuda que demanda de Marta, motiva a la anciana y le incita a seguir trabajando con humor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s