De compras para nuestros mayores

A Begoña, hoy se le ha hecho más tarde que nunca. Se ha entretenido haciendo las tareas de su casa y va como alma que se la lleva el diablo, corriendo a casa de Antonio. En el camino, una de sus vecinas le para en seco y le hace una pregunta que es imposible contestar en 2 minutos: “¿qué necesito comprar a mis padres de este catálogo de bastones, adaptadores, etc?

Begoña le dice a su vecina que mejor quedan por la tarde, y que tranquilamente hablarán más que de las ayudas técnicas, de los problemas y necesidades que tienen sus padres, para de este modo averiguar qué es lo que más les conviene. La vecina de Begoña se queda más que convencida con la respuesta, ya que si fuera por sus padres, se habría ido a la tienda y hubiera comprado de todo: bastones, andadores, dos camas articuladas… Todo es poco para sus padres, pero también es cierto que hay que comprar con cabeza.

Después de una jornada en la que Antonio ha estado más tranquilo de lo normal, Begoña acaba su trabajo y se va a la cafetería de siempre a charlar con su vecina, que le espera impaciente para que le oriente en su compra.

Después de darse dos besos, Begoña anima a su vecina a que le cuente cómo se encuentran sus padres, cuáles son sus dificultades, sus necesidades y lo más importante: en qué se ven ellos imposibilitados. La vecina de Begoña comienza por contarle que tanto su padre como su madre andan de manera torpe, la edad no perdona y eso se nota a la hora de caminar y moverse. Begoña asiente y piensa: dos bastones.

La vecina sigue contando que su madre desde la operación de rodilla que tuvo hace ya años, muchas veces se resiente, se le hincha según haga demasiado calor, o le duelen los huesos, si hace demasiado frío. Su padre por el contrario, está muy afectado por el reuma que sufre y los dolores, en muchas ocasiones, se vuelven insoportables. Ambos duermen en la misma cama, pero muchas veces las dolencias de uno, afectan al otro y viceversa… y el descanso a estas edades, también es muy importante. Begoña piensa que una buena solución podría ser comprar dos camas articuladas, ajustadas a las necesidades tanto del padre como de la madre… pero esas camas no son baratas, a pesar de que dan muy buenos resultados.

Finalmente la vecina de Begoña le cuenta lo cascarrabias que se están volviendo su padre y su madre con el paso del tiempo. Begoña sonríe y le dice: “querida amiga, para eso, no hay ayuda técnica que valga. La solución es la paciencia infinita”. Ambas se miran y ríen ante la ocurrencia de Begoña.

andador

Imagen tomada de latiendadelabuelito.es

Las ayudas técnicas
Al referirnos a ayudas técnicas, hablamos de: bastones, sillas de ruedas, andadores, camas articuladas, plataformas de acceso a vivienda, vehículos especiales para minusválidos, adaptaciones de vehículos, cambiadores eléctricos, grúas para elevación del anciano, etc.
Antes de adquirir cualquiera de estos elementos, hay que tener en cuenta:
No excederse en necesidades innecesarias ( por si acaso…)
Aprovecharse de ayudas que se pueden conseguir sin sobrecoste.
Conocer centros, asociaciones (entornos sociales) que nos puedan servir de cara a futuro.
– Cubrir unas necesidades básicas y en el momento en que surja una nueva necesidad, tenerla prevista.
Mejor entendimiento y mayor tranquilidad ante las diferentes situación que surjan de cara a la vejez.
Intercomunicación social.
Aceptación de ayuda.
Ahorro de dinero.

La magia de Antonio

Antonio y Marcial están disfrutando de los reconfortantes rayos del sol. El sol cura, sana y además nos llena de buen humor. Así también a Antonio y Marcial. Con su amistad labrada a lo largo de los años, ya no necesitan hablar para sentirse bien. Casi con la mirada saben comunicarse, allí, en su banco preferido, mirando cómo pasan los coches.

El ir y venir de los vehículos les entretiene como buenos mecánicos que fueron. Siguen admirando las viejas glorias, y alaban las nuevas invenciones. De repente entre tanto coche, hay uno que se para interrumpiendo bruscamente el tráfico.  ¿No es el conductor del coche que se ha parado el vecino de arriba de Antonio que siempre va a toda prisa?

Marcial se acerca hasta el coche del vecino de Antonio. Un Toyota… “bah, un coche de esos modernos”, piensa Marcial. Cuando se acerca Antonio dice “Bah, un coche de esos modernos”. Ambos se ríen.

Con permiso del vecino, Antonio abre el capó y Marcial intenta arrancar el coche. Nada mejor que la experiencia de dos exmecánicos de tanques en la mili, para hacer maravillas con la tecnología japonesa.

El primer intento de arranque de Marcial, ha sido fallido. Antonio por su parte está mirando fijamente el motor del coche. Un bólido de última generación… parece que lo había juzgado mal.

Y como siempre, a la tercera va la vencida. Marcial le pone todo el empeño… pero ni a la tercera, ni a la cuarta, ni a la quinta… Marcial se acerca a Antonio y le dice: “esto está ahogado, muerto… caput. No hay nada que hacer”.

El vecino de Antonio se queda blanco. Les explica que tiene una reunión súper importante, y tiene que llegar como sea. Los dos exmecánicos se ponen a elucubrar. Para ellos es  un reto, una prueba… es un órdago a lo grande. Marcial mira a su amigo y le dice: “¡Vamos Antonio, por los viejos tiempos!. Vamos a obrar un milagro de los nuestros”.

Antonio se sonríe, y fiel a su carácter refunfuñón y siempre cabezón, con la navaja multiusos en mano se dispone a hacer un “algo” en el motor. Su vecino, que miraba atentamente, se fija que el pulso de Antonio no se parece en nada al suyo. Recordó entonces que Antonio tenía Parkinson… nadie lo diría, porque a pesar de que su pulso no fuera firme, su audacia y destreza en el uso de la navaja, dejaba claro que había sido un excelente mecánico y manitas.

Antonio saca el relé de arranque de aquel coche con la punta de su navaja multiusos, sopla y limpia toda la suciedad adherida a la pieza. Vuelve a colocar la pieza en su lugar y dice: “¡¡¡Arranca Marcial!!!” ………y Marcial, arrancó.

Todo sea por los viejos tiempos…

 recuerdame_que_recuerde_amistad_compañerismo_autoestima_reminiscencia_memoria

¿Qué se trabaja en el transcurso de la historia?
· Se fomenta un vez más la amistad de dos personas mayores que se apoyan mutuamente en el día a día.
· El trabajo en equipo y conjuntamente les hace mejorar la autoestima tanto a Antonio como a Marcial, más si cabe cuando las cosas salen bien. Además ayudan a una persona externa a ellos, y eso les hace sentir bien.
· Recuerdan y practican lo ya aprendido y experimentan nuevas sensaciones.
· A pesar de que Antonio padece una enfermedad, todavía es capaz de realizar muchas tareas relacionadas con su experiencia en la vida.

Cuidar al cuidador (El Síndrome de Burnout –Parte II)

Begoña ha quedado hoy con su amiga. Antonio se queda en buenas manos: Marcial y él tienen la revancha de la brisca. ¡Una gran partida!.

Begoña lleva días preguntándose qué tal estará su amiga. Desde que hablaron la última vez sobre sus problemas, no han vuelto a verse. Sin embargo, son varias las veces que han hablado por teléfono para hablar del síndrome que le está afectando: El síndrome de Burnout.

La amiga de Begoña ha dado, desde el primer momento que hablaron, un paso muy importante. Un paso de gigante: ha reconocido abiertamente que tiene un problema. Por ello, Begoña está orgullosa de su amiga. No es fácil reconocer que uno mismo tiene un problema; pero su amiga, lo ha hecho.

Begoña le comentó a su amiga que lo siguiente que debía hacer era disponer de más tiempo para ella misma. Por esta razón, era condición indispensable pedir ayuda a la familia de su anciana, la persona que ella cuidaba. Necesitaba que le liberasen de ciertas horas al día… de unas cuantas a la semana si quería irse reponiendo, y estar en condiciones tanto de quererse a ella misma, como de querer a su anciana.

Begoña había estado pensando que además del tiempo del que iba a disponer, gracias a la ayuda que le iba a dar la familia de la anciana a la que cuidaba, estaría bien buscar ayuda profesional. Begoña había estado informándose, y en la ciudad donde ellas vivían había una asociación de ayuda a personas, familiares y cuidadores de personas con demencias, que trataban en charlas y a nivel individual este tipo de síndromes. A Begoña le pareció una idea estupenda. Esperaba que también lo fuera para su amiga.

Ahora el nuevo objetivo que debía tener la amiga de Begoña, era gestionar esos “huecos” de los que iba a disponer cada día. Debía aprovecharlos e intentar relajarse para ir superando los malos momentos que estaba pasando.

Absorta en sus pensamientos, Begoña no se dio ni cuenta de que su amiga ya había llegado y la buscaba con la mirada. Levantó la mano para saludarla y lo primero que vio fue una sonrisa tranquila, que le indicó que todas las pautas que le había dado a su amiga, iban por buen camino.

Pasos importantes conseguidos:
Reconocer que tenemos un problema es dar un gran paso en aras de solucionarlo.
– Es importante pedir ayuda a la familia de la persona que se cuida. Además de tener más tiempo el propio cuidador/a, la familia se implica más entre ellos mismos y con su familiar. De esta manera son más conscientes de la enfermedad de su familiar, y logran en definitiva apoyarse mutuamente entre ellos mismos.
– Lo que logramos con todos estos pasos es que el cuidador tenga más tiempo para sí mismo. En definitiva: cuidamos al cuidador.

Mona_Lisa,_by_Leonardo_da_Vinci,_from_C2RMF_retouched

Imagen tomada de Wikimedia Commons

El equipo KAS rueda de nuevo

Begoña no hace más que incitarle a Antonio para que se mueva, para que haga ejercicio… pero Antonio está vago. Necesita una motivación. Quizás si hiciera algo con su amigo Marcial, todo sería más fácil.

Antonio, con tal de que Begoña le deje de dar la murga, coge el teléfono y llama a su amigo. “Marcial, ¿qué te parece si hacemos un poco de ejercicio?” A Marcial no hay que insistirle demasiado; se apunta a un bombardeo, y si es con Antonio, incluso va haciendo cola. Marcial le propone a Antonio que podían coger las bicis que él guardaba en su garaje y dar una vuelta… aunque pensándolo bien… ¿se acordarán de andar en bici?

A Antonio le parece una idea estupenda. ¡Pues no se hable más! A dar una vuelta por algún carril bici.

recuerdame_que_recuerde_diversion_paseo_biciLos dos amigos quedan en ir al garaje para ver el estado de las bicicletas, y sobre todo de las ruedas. Cuando se encuentran, ambos se miran con una sonrisita de medio lado, picarona, que dice más que mil palabras. ¡¡¡Otra vez la van a montar parda!! Begoña que les acompaña, reconoce perfectamente esa sonrisa entre ambos amigos, “¡qué miedito dan!”, piensa la cuidadora de Antonio.

Cuando ven las bicis, a Marcial y a Antonio se les ilumina la mirada. “¡Qué preciosidades!” piensa Marcial; “¡qué pedazo bicicletas!” exclama Antonio. A Begoña le parecen dos antiguallas… pero viendo la emoción de los dos amigos,  ¡cualquiera dice nada!. Ante la atenta mirada de Begoña, y las mil y  una recomendaciones de precaución que les da, ambos se montan en las bicicletas y tras comprobar que ruedas, frenos y cadena están en buen estado, se disponen a hacer una pequeña ruta.

recuerdame_que_recuerde_paseo_bici_diversion

Marcial mira a su amigo y de ipso facto se quita la camisa para dejar al descubierto el afamado maillot del equipo KAS. ¡Oh señor! Antonio se muere de envidia; siempre quiso tener un maillot del KAS. Y como si Marcial le leyera la mente a su amigo, saca otro maillot, de la misma talla y época para Antonio. Begoña no se lo puede creer, se acaban de montar un mini equipo en menos que canta un gallo. La cuidadora, alza el brazo y les da una salida, que antes de que lleguen a meta, ya es triunfal.

eusebio_velez_KAS

Eusebio Velez. Imagen tomada de cyclingarchives.com

¿Qué se trabaja con el paseo en bici?
· Hacemos ejercicio.
· Trabajamos la destreza y coordinación al poner en marcha todos nuestros sentidos en funcionamiento.
· Si andamos en bici con otras personas, fomentamos la socialización.
· Recordamos viejos tiempos (reminiscencia).
· Sin duda nos divertimos, algo muy importante y fundamental.

Investigando el Parkinson: una realidad y un futuro

Hoy Antonio se va a dedicar a una de sus aficiones preferidas: leer el periódico. Pero el periódico de verdad, el de siempre, el de toda la vida: el de papel.

Sabe por todo lo que cuenta la tele, y lo que le dice Begoña, que ahora los jóvenes leen el periódico por el ordenador. Pero eso no es placentero. ¿Qué hay mejor que leer el periódico en su butaca favorita y con su cafecito caliente? Eso es un placer.

Cuando Antonio le pide a Begoña el periódico, ésta se lo pasa doblado por la página 7, y le dice que lea detenidamente el artículo que se incluye en dicha página, ya que supone que le interesará mucho. Antonio lee un gran titular que dice: “Biodonostia colabora con la Fundación Michael J .Fox para frenar el párkinson”. ¿Y qué tiene que ver ese señor con él? La cuestión es que a Antonio, ese nombre le suena. Begoña enseguida le aclara que es el famoso actor de Regreso al Futuro. ¡Entonces cae Antonio! Esa película la había visto varias veces junto a Marcial… ¡menudo coche el Delorean!  Si hubiese tenido una joya de esa en sus manos… Begoña le dice a Antonio, que ha oído que la fundación Michael J Fox fue creada por el actor, a raíz de que le diagnosticaran Parkinson a la temprana edad de 30 años. Un caso precoz, piensa Antonio. El artículo se refiere a que la fundación ha destinado una importante suma de dinero, para investigar sobre la patología. Antonio, enganchado ya por la temática del artículo, lee los términos en los que se va a realizar la colaboración y la investigación de la enfermedad.

A Antonio siempre le interesa todo lo que se pueda contar sobre el Parkinson, y sobre todo de la inversión económica que se pueda hacer para investigar una posible cura. Está convencido de que a él no le llegará esa panacea, pero si en un futuro, que espera que no sea muy lejano, se puede conseguir para otros, todos los esfuerzos que se hagan habrán valido la pena. Quizás, piensa, que si consiguiera el mítico Delorean podría transportarse al futuro y conseguir una posible cura, ¿por qué no?

delorean

Imagen tomada de la web marcadecoche

Para más información:
Federación Española de Parkinson
Biodonostia
Fundación Michael J Fox