De viaje con los abuelos en Semana Santa

Son muchas las opciones que tenemos ante las vacaciones de Semana Santa. Unos días para descansar en casa, recuperar fuerzas, sueño, disfrutar de los nuestros, estar más tiempo en familia… O podemos hacer todo eso fuera de casa.

Muchas veces nos echamos atrás bien porque los niños son demasiado pequeños, o porque nuestros padres y madres son demasiado mayores. Sea como fuere si tenemos verdaderas ganas de disfrutar todos juntos, no hay impedimento que valga. Ya sea con mayores o con pequeños hay que animarse. Con ganas e ilusión todo es posible, y más si lo organizamos bien.

recuerdame_que_recuerde_viaje_abuelos_semana_santa_paris

¿Dónde podemos ir? ¿Qué planes podemos hacer? Preguntas y más preguntas rondan nuestra cabeza, y las dudas nos asaltan pero empezamos, como siempre, por el principio.

Un hotel. Baratito, apañado, no muy céntrico para evitar el barullo, pero no excesivamente lejos para poder tener algo de ambiente. Podemos ir a una agencia de viajes, o podemos recurrir a internet. Infinidad de páginas nos pueden ayudar a encontrar nuestro objetivo (muchoviaje, trivago, kayak…).

Cuando estamos en plena búsqueda pensamos en el tiempo que va a hacer. ¿Qué tiempo va a hacer? No es del todo fiable, pero una rápida consulta a la página del tiempo en la red (aemet) nos puede dar una idea de lo que nos puede hacer.

Elegimos destino, elegimos hotel y todavía nos asaltan dudas, “¿podrá mi padre/madre amoldarse 4 días fuera de casa?”. Quizás no es nuestro familiar el que deba amoldarse, seguramente deberemos ser nosotros en el nuevo destino los que nos amoldemos a nuestra persona mayor. Iremos donde queramos, pero los planes que hagamos en el lugar elegido los deberemos hacer toda la familia en conjunto. Quizás no sean unas vacaciones para descubrir mundo; pero serán unas vacaciones en familia.

Un viaje es excitante, novedoso y singular; y si se vive en familia: una experiencia irrepetible.

recuerdame_que_recuerde_viaje_abuelos_semana_santa_eurodisney